Ir al contenido principal

Mi soledad y yo

Los tipos comprometidos siempre se dan maña para coquetear, hoy estaba sentada al lado de un ex compañero de facultad y advertia sus bromas y sus comentarios demasiado cariñosos, me hacia a la idea de que pasaria si...? Y en eso me hizo la pregunta:

Estas viviendo sola?

la respuesta fue afirmativa, a lo que añadio ¿ Desde cuando?...Pues desde hace mucho- le dije yo. Lo siguiente fue ...¿ Y no te aburres??
generalmente respondo que no, que disfruto viviendo sola, que cuando vienen mis padres a casa no soporto la violacion de mi espacio vital, que es agradable andar sin ropa por la casa y comer a deshoras, que vivir sola te evita caretas y puedes mostrar rasgos de tu personalidad que conviviendo en un circulo deben ocultarse. Al vivir sola no tienes que fingir atencion, risa u ocultar un llanto, lo cual claro, es un camino que de no controlarse lleva a la depresion. Pero puedes expresarte libremente, cambiar de canal las veces que desees, poner esa musica que nadie compra porque es poco comercial y no soportar la critica de nadie. Puedes dejar tu habitacion en un desorden conocido, de libros, computador, zapatos y ropa interior.
El vivir sola acaba con la tolerancia que debe surgir en todos los seres civilizados y te lleva a estados en que no comprendes el sentido gregario de los seres humanos. Te hace pensar que no debes soportar la charla de alguien mas de lo que juzgues interesante y que puedes cambiar de canal desechando a las personas o circunstancias que no te agraden. Te logra hacer distribuidora de la riqueza y pobreza segun tus propias normas, en que la comida debera ser magra, mientras no falte fruta en el congelador o que puedes irte a pie a casa si lo que te hace falta es pagar el cable.

Le iba a responder todo eso, pero la verdad es que ninguna era razon suficiente.
Era cierto vivir sola me estaba aburriendo, estaba acabando conmigo. Hace dos años que permanezco en cura de silencio. Cuando me fui a trabajar al pueblo X y mi novio se hallaba a millas de mi decidi empezar mi terapia. Amanecia, me iba al trabajo, oia los problemas de todos mis pacientes y de algunos compañeros de trabajo, almorzaba, me iba a casa, veia canales peruanos de programacion detestable durante dos horas. Dormia, me ejercitaba en una hora de tae bo frente a mi televisor gigante que en esas latitudes solo captaba dos canales y luego seguia con una serie de abdominales o dar vueltas como un hamster en mi bicicleta eliptica comprada para la ocasion. Lo siguiente era una hora de baño con esencia de coco y limon para imaginar el caribe y esperar en la cama la llamada del innombrable. Durante 60 minutos al dia me enteraba las ultimas novedades de Washington DC y del mundo de la informatica transoceanica. Haciamos planes de conocer la India y de vacacionar en el caribe cuando terminara mi año de tortura y lo ayudaba a hacer las compras via satelite. El con su celular en mano, me iba indicando la comida que compraria para la semana y me consultaba el tipo de vino para comprar. Cuando colgaba el telefono yo me acostaba pensando como seria nuestra vida juntos y me quedaba profundamente dormida arrullada solo por el viento que golpeaba el ventanal de vidrio. Cada dia fue identico los 365 dias de ese año fatidico.

No hablaba con nadie, porque no habia nadie ni con quien hablar. Leia libros, escribia un largo diario que no termine y preparaba tallarines con queso si tenia hambre. Los fines de semana viajaba para pasar 36 horas en casa y madrugar los lunes a las 4 am para llegar a tiempo al largo lunes de consulta donde 30 personas me esperaban para que los atendiera en 6 horas en que me repetia a mi misma que toda enfermedad es fruto de la mala higiene.

Tenia pavor de quedarme a trabajar alli de por vida. El equipo de salud anterior se habia quedado 3 años y todos a los dos años se casaron. Era la desesperacion de la soledad, terminabas casandote con el primer idiota que pareciera decente. Hacia el final de ese año debo confesar que la abstinencia sexual, el estar viviendo un presente ilusorio en donde sabia mas de la economia americana y del cambio de hora con la India que lo que pasaba en mi propio pais y el vivir en el segundo piso del unico personaje con coeficiente no oligofrenico en ese pueblo de mierda casi me hacen pecar y me llevan a enamorarme del tipo. Otro medico como yo, pero con funciones administrativas capaces de lograrme un contrato de por vida en el pueblo X si aceptaba algo mas que una charla profesional. Y es que como bien decian los del pueblo " El Dr. Rodriguez se habia cansado de andar con pollitas...ahora buscaba su gallina ponedora"...Al parecer yo era la elegida, pero el contrato termino y yo me largue de alli para no volver. El resto de la historia se resume en la espera del quinto dia del quinto mes del quinto año del nuevo siglo...una fecha mas que cabalistica para mi y que marco el inicio de mi desgracia. Huelga decir que no hubo ningun viaje al caribe y que mi amado decidio abandonar mi camino a mitad de viaje. Yo me quede como novia de pueblo, pero desvestida y alborotada, con una coleccion de ropa interior finisima y un cuerpo fibroso que ya no le mostraria a nadie. Volvi a casa de mis padres despues de 8 años y dormi durante dos meses en una habitacion prestada, con mis libros apilados en cajas y todos los regalos raros de mi actual ex decorando de forma bizarro mi espacio propio.

Un dia desperte y decidi irme. El plan era irme a Mancora y hacer nudismo. Pero no, en dos meses la fibra se habia convertido nuevamente en formas blanduzcas y redondas que no estaban para demostracion egocentrica. Empaque solo mi ropa y me vine aqui a vivir en el departamento deshabitado y a cumplir otros 365 dias de cura de silencio, en que mi unico contacto humano se reduce al cuidante del edificio y mis amigas de conversaciones fofas.

Si alguien pregunta, si vivir sola es bueno? Yo le respondere que si, pero siempre y cuando esa soledad sea temporal, esa soledad sea madurando la esperanza de compartirla pronto con otro alguien. Sea una decision propia y no huida del mundo paterno, para que en las noches nadie se preocupe si te escuchan cantar canciones inventadas o en las madrugadas simplemente llorar.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…