Ir al contenido principal
Ayer almorce con mi padre. Fue rico, me invito a almorzar y nos demoramos dos horas hablando de todo un poco. El me conto que vino porque queria escaparse de la playa y de las mil visitas que estan en casa. Que no soporta a us nietos y que despues de andar de chef de todo el familion, se dio cuenta que el era el unico que permanecia en ayuno permanente. Lo felicite, dado que nu nivel de glucosa en sangre a bajado, pero ayer fue el desquite, comio por todo lo que no habia comido en esta semana de huespedes de ultima hora.

Cuando mi padre esta aqui, yo casi nunca hablo, dejo que el me cuente de si mismo, porque se que necesita hacerlo y de sus anecdotas que me hacen morir de risa. Ayer sin embargo, me decidi a hablar, le conte de mis planes futuros, de que el tiempo se me esta acabando para hacer las cosas que deseo, que la soledad puede ser una trampa para hacerme caer en el matrimonio y que eso cortaria mis alas para siempre. Tambien le comente sobre que mi ex italiano quiere venirse con familia incluida a vivir al lado del Oceano Pacifico y que sigue insistiendo para que me vaya alla aunque sea de enfermera. Si el tipo supiera que casandome con el puedo ejercer alla como medico facilmente, creo que me rapta. Mi padre me oyo todo y comento sobre todo lo que le conte, que tal vez apuntaba demasiado alto, pero que eso tenia la ventaja de que si caia, caeria a la mitad.
"Yo mismo despedi a tu hermana cuando se fue con su mochila al hombro a enrolarse en una guerrilla o en un convento. Pero a ti... y suspiro...dejarte ir a ti seria como arrojar a un pajarito a un abismo y voltear la cara, esperando que no se estrelle... Aunque quien sabe, dijo luego. Quien sabe..."
Mi padre sabe que tengo muchos margenes, mi padre me ve demasiado fragil. Ve mi menton pequeño y dice que es propio de la gente debil y sin caracter, de aquellos que lloran antes de empuñar un arma para defenderse. Odio que a veces tenga razon, cuanto deseo que se equivoque.
" si fueras otra yo te diria que te vayas con ese italiano y te lances a la vida, cualquiera sea la que busques"
luego reflexiona...
" Y es culto? me dice. O es como todos que solo tiene dinero?"
" esta loco "- le digo
"No importa que este loco si te hace feliz. De que te sirve alguien a quien le agrade lo mismo que a ti...eso dejanoslo a nosotros los viejos, que necesitamos compartir el atardecer al lado de alguien y comentar sobre un libro o una cancion...A esta edad nos hace falta con quien hablar, pero a la tuya, necesitas simplemente vivir"

Le sonrio y salimos de alli tomados del brazo.
" te molesta ?" - le digo, pues recuerdo que antes refunfuñaba reclamando que no era ningun abuelito para caminar de brazo.

" no, no me molesta. Abrazame, que es mejor caminar acompañado"

Lo abrazo y caminamos asi, vaticinando el futuro antes que vuelva la lluvia.
6 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…