Ir al contenido principal

Si ya empezo Mayo, papa...

Bueno, empezó la catarsis.

Me acabo de bañar, otra vez me olvide de quitarme los lentes y el chorro ha caído sobre las lunas borrándome la visión de todo…mientras me bañaba pensaba en todo…en todo lo que tenia que decir…en que jamás llegue a pensar que extrañaría trabajar…que el hecho de ser un explotado laboral en el fin del mundo me daba la ventaja de salir del país sin problemas y gastar el dinero como si nunca se fuera a acabar, de comer y beber bien…porque: ¿Me lo merecía, no? …Si trabajaba 6 días a la semana, si no veía a mis padres nunca, si tenia que rabiar a diario con los asegurados que venían a tirarme las pastillas genéricas en la cara…si estaba en ese valle al fin del mundo en donde la cercanía de la Panamericana volvía anhelantes todas mis tardes al salir del trabajo…pensaba en escapar de allí…en salir de ese purgatorio…en escaparme, en volver a casa…soñaba tomar un bus que me acercara a la Panamericana y de allí a cualquier parte…pero irme…porque allá me estaba muriendo!

Y ahora aquí, sin nada y sin nadie, viendo como el dinero se acaba todos los días un poquito mas, como ya no tengo sangre en la cara para exigir a mis padres la operación a los ojos, ni nada que no sea lecho y comida por el resto de este año de mala suerte…recién me doy cuenta del valor del dinero y que apesta ser pobre…o irse volviendo eso que parecía tan lejano. Veo la televisión y me frustra ver el Cirque du Soleil, los paseos por alguna playa de arena blanca, el teatro…en fin, todo aquello vetado para mi. Tengo 26 años y tiempo de sombra que por ser vivido en soledad es inútil y obsoleto..es solo tiempo que pasa y se va.

Tengo 26 años y mi ex menor que yo, ya tiene su departamento propio y exquisitamente amoblado, su auto, su trabajo, su posición en esta vida, su camino sin carencias por Lima la Horrible…y yo aquí, postergada en el desván del olvido, en la casa de mis padres sin otra utilidad que escribir como enajenada para un montón de gente que trabaja frente a un computador 20 horas al día y que dice sentirse sola, cuando tiene todo de lo que yo carezco.

Para todo lugar donde quiera escapar se requiere una visa y una confirmación de que se ha trabajado por lo menos 6 meses antes, todo el Caribe exige vacunas, cartas de invitación y pasajes comprados. Venezuela es la peor de todas, allí poco falta para exigir a un peruano promedio, código genético para poder entrar sin problemas!
Probablemente sean Honduras y Rep. Dominicana los países que menos peros pongan para ingresar…y Singapur…si, increíblemente Singapur no exige nada mas que tus pasajes comprados…pequeño problema el idioma…pero valdría la pena no?

Mi acceso con el mundo es este computador en donde ya me luxé la primera falange de tanto jugar con el Mouse…mis padres se han compadecido de verme así de abatida, después de lo que ocurriera en Lima y me han ofrecido un viaje de 14 días por el Nororiente y un viaje por río a Iquitos…será cierto? ¿O es otra de las promesas de mis padres para tentar a sus hijas de que se vayan de casa y los dejen vivir su jubilación en paz?...No se…pero por si lo es, ya he aceptado, para ver si en Junio aun se acuerdan de su promesa y me permiten alejarme de mi terapia de introspección publica por un tiempo.

Bueno ya comenzó la catarsis…así que no anden con consejos evangélicos por favor.
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…