Ir al contenido principal

Cien fuegos en el corazon



Ha pasado tanto tiempo, que por un momento olvide todo lo que me diste
Olvide que las cosas mas entrañables no son aquellas que se pierden
Sino aquellas que jamás se tuvieron.

El me cree suya, me cree Laura, me pinta bella
Y yo que quiero ser de carne y hueso para sus ojos!
que quiero que vea como sangro, como grito...
Como huelo…
Me he desesperado tratado de mostrarle lo humana que puedo ser, lo terrenal, lo sencilla..Que tonta he sido…Fui en un viaje largo hacia su mundo para mostrarme de carne y hueso y comprendí que aquellos seres que mas amas son los que jamás logras ver.

Cada persona que he creído amar, se ha deshecho en mis manos como estatua de sal, cada persona que han visto mis ojos ha desaparecido y no puedo recordar su rostro, cada persona que me ha tocado ha desaparecido de mi memoria, de mis manos, de mi corazón.

Y en medio del mar y de un cielo color miel quedas tu, flotando como un sueño ajeno. Quedas tu, que tuviste el buen tino de huir a tiempo. De huir de mi verdad, de mi nostalgia de esa necesidad de amor que por momentos lo destruye todo.
Tu me viste, buena, mala, recién nacida…has visto mi evolución, mis tormentos, mis tristezas, tu lo has visto casi todo y sin embargo yo te he golpeado contra la pared queriendo hacerme real a tus ojos. He querido que abandones esa idea de amor intangible y etéreo del que hablas siempre cuando no me dices nada.

Yo he querido de ti esas cosas que me han dado otros y que jamás me han saciado. Y ahora que lo he comprendido, que se que estamos a salvo mientras estemos en orillas diferentes, que se que tu amor no necesita ser dicho en palabras ni escrito en versos para saberlo real. Que tu giras en mi como yo dentro tuyo, quiero agradecerte. Agradecerte el hecho de estar aquí dentro, aquí afuera y en todas partes, sin pedir disculpas, sin decirme nada. Dándomelo todo como yo quise dártelo.
Que podía hacer una caricia? Una noche? Un beso? Tonta de mi al pensar que haciéndonos el amor podía llegar a sentir mas de lo que siento ahora. Tonta de mi al pensar que desnudándome me ibas a ver entera. Tonta por creer que una charla a solas haría que me vieras con ojos de este mundo. Cuando tu mirada se abre en ojos enterrados de miles de sueños.

Si tu quieres soñarme tuya como aquel primer día en que sin conocernos me aparecí en tus sueños y tu en los mios, como un extraño deja vu que aun logra estremecerme…si tu dices estar muerto, ser un fantasma, quererme así, solo como un sueño ¿Quién soy yo para cambiarte de idea?
¿Quien soy yo para manchar tu ilusión con fluidos míos, fluidos vanos, saboreados ya por otros? Despreciados ya por otros... Fluidos y carnes que pueden ensuciar algo que nos es tan puro ¿Quien soy yo?


Pues nadie, solo la Laura que tu inventaste un dia de Diciembre y que pintaste asi

Cada persona que me ha tocado ha desaparecido de mi memoria. Y tu al que aun no tengo, al que jamás tendré, estás en todas partes volviéndome un sueño, volviéndome suya, como la primera vez que nos vimos: Dos viejos conocidos en un mundo por demás extraño. Dos personas que tenian por contarse la vida entera y se quedaron simplemente calladas, con el amor sellandonos la boca como una saliva fresca que ahora nos hace brotar por dentro.
7 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…