Ir al contenido principal

Reflexiones dominicales

Son elecciones en mi pais, he de ir a votar pero no me animo..me siento algo fatigada como le dije a la psicologa durante la entrevista personal.

- Es lógico- me dijo- muchos jóvenes están cansados con tantos trámites, el proceso de selección este año será feroz..
- No es por eso- intento explicarle- me siento fatigada animicamente, fatigada de caminar en pos de nada. Siento que acabo de comprar un boleto de loteria de $400 y que la suerte no me sonreira...
La mujer se me queda mirando e intenta darme pautas para mejorar mi rendimiento personal y no parecer tan abatida, " ya que eso aparta a las personas "- me dice con una sonrisa.

Son elecciones en mi país y soy una enemiga mas en la casa paterna, se rien de mi opción aunque mi padre la apoya secretamente.
- Es un voto perdido- argumenta
-Solo es un voto perdido aquel en que no se es coherente en lo que se cree.

Pienso en las encustadoras, en el gruso de la gente siguiendo a los payasos de moda, a toda esa gente aguardando frente a las urnas negando su opción, su candidato o defendiendolo a pedradas.

-Mira ése cholo ladrón- dice con algun desprecio mi madre, al ver la imagen del Presidente votando sin ninguna cámara sobre el. Ha pasado a segundo plano, ya no existe, su aceptacion es menor al 8% de la población e increíblemente ha seguido hasta el final. Me imagino que ahora al fin respira tranquilo, deja el circo en manos de otro y volver en cinco años como alguna especia de mártir y salvador.
-Tu votaste por el hace cinco años- le hago notar.
- Claro, no habia opción...- dice

Siempre hay opción, incluso ante la amenaza de muerte inminente hay una opción, siempre estará el libre albedrío para complicarlo todo y hacernos eternos culpables por nuestras malas decisiones.

Estoy fatigada.

Emocionalmente, fisicamente, animicamente fatigada- le comento a la psicóloga, que me mira compasiva.

- Sales a fiestas?
- Algunas veces- respondo
- Sales con tu novio?
- No tengo
- Hace cuánto?
Trato de recordar hace cuanto no tengo una relacion de abrazos, peleas u orgasmos inventados. Hace cuanto que no salgo a comprar ropa de la mano de alguien o planeo vacaciones con alguien a quien ame
-Uhmmm, Mayo 2005...

Prefiero obviar el hecho que desde Octubre del 2004 mi relación se redujera a misivas y llamadas telefónicas de larga distancia. Prefiero omitir que vivo sola por derecho propio, pero que ya me estoy cansando, que a veces pienso en raptar a alguien, que me he acostado con tipos sin tener sexo, solo para dormir abrazada.

-Es mucho tiempo! Deberias buscar a alguien pronto, esa soledad te puede traer problemas...

Claro- pienso yo- como si buscar a un tipo normal fuera cosa de ir al mercado y pedir: Hombre peruano promedio, que sepa leer y escribir de forma decente, que no esté casado o viva aferrado a algun amor a distancia, que pueda reir y ver televisión conmigo...Si parece fácil de hallar, pero no lo es. Creo que cada mes exijo menos. Un dia pedire alguien que pueda caminar sobre sus dos patas y que no se masturbe a diario.

- no hablo de que consigas un hombre, un novio...tal vez solo un psicologo, alguien con quien poder hablar- agrega de forma dulce.

- Tengo una bitacora en internet, alli me exorciso- le digo riendo, mientras me acomodo en el sillon giratorio.
- siempre sera mejor una charla cara a cara- vuelve a agregar.
Y entonces recuerdo una carta brutal en la que me instaban a buscar a un amigo(a) o a un amante, porque mi forma de ser caprichosa terminaba hartando a cualquiera.

Ese dia me senti devastada por la rudeza de toda la carta y decidi que era necesario algo real. es ironico que tiempo después haya terminado acostandome con el mismo tipo de la carta ruda en un intento por volver la fantasia realidad y volverme de carne y hueso ante sus ojos, como una forma de expiación voluntaria y comprobar que a las finales en fantasma o en carne y hueso el torturador resulta siendo el mismo.

Llame a mi ex y acepte el viaje a Belice, al fin y al cabo ya eramos viejos conocidos, no habia nada que perder. Despues de esa carta y otras conversaciones en que me daba cuenta que mi vida se estaba reduciendo a una pantalla y amigos de otras latitudes, decidi volver a la senda del amor por el camino mas difícil: el del perdón.

Ahora debo recuperar todo lo que he enterrado, cada momento agradable, cada recuerdo feliz...Debo tomarme de fotos, cartas y videos como una liana que me ayude a volver al camino y a ver si ésta vez el amor es mas largo que el olvido.

Son elecciones en mi país, me hunde el desánimo pero votaré por lo que creo que es mejor, aunque su probabilidad sea menos del 1%.
El proximo viernes comere pescado en casa y las mazamorras hipercalóricas, las frutas de la estación que rocearán sobre la mesa a montones, para pasar como siempre un viernes santo pecando de gula.
Luego volveré a Lima, tendré que apretar los labios para no llorar ante lo que lea. Me operaré los ojos, volveré a ver como a los 16 años y luego me iré. En un breve viaje de retorno al pasado. Será otro aeropuerto, otro abrazo, otra promesa, otra breve semana con felicidad de turista y volvere aqui.
Y Dios quiera que el avion de retorno se caiga...porque no quiero llorar al regreso del paraiso, como todas las veces anteriores. Me niego a volver a llorar cuando tengo tanto por vivir en este país de crédulos.
11 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…