Ir al contenido principal

Siento que me voy, que mi cabeza está en otro lado. Han sido días agotadores...siempre lo son! y todo en mi está cansado, cada músculo, cada cuerda tendinosa, cada célula marchita está terriblemente agotada. Mis ojos ya no ven y mis dedos ya no sienten, a veces siento que me voy diluyendo en cada letra escrita, en cada pensamiento impreso. Me voy diluyendo como una tinta invisible de la que todos quieren apropiarse, de la que nadie atreve a llevarse a casa por temos a manchar lo tangible con lo que yo llevo dentro: esa invisibilidad que me vuelve feliz pero la mayoria de veces triste.

Estoy agotada, es otro sábado de agotamiento. ¿Cuánto me falta? ¿ dos semanas? Son otros dos sábados mas con el alma en vilo, otros dos sábados escribiendo para mi misma, para desaguar la mente, aquí y allá...Oh! cuanto extraño un buen libro! No los de medicina, no las cartas de geografía, no los textos de idiomas, no los libros sobre cine. Un buen libro, uno con una historia que pueda perderme en el y hacerme olvidar que sigo aquí sin nada y para nadie.

Que patético llegar a ésta edad en donde todo el mundo te pregunta ¿ qué haces? ¿ de qué vives? ...Pues no hago nada socialmente aceptable y no vivo de nada que otorgue un sueldo fijo...casi, casi mantenida...casi, casi independiente...casi, casi todo, pero en verdad nada de nada.

Vas a ser igual que tus hermanos que no se relacionaron con nadie y ahora mira!- comenta mi madre como si acabara de tirarme la sal de la familia. ¿ pero que puedo hacer? no me apetece concursar por un puesrto de médico en el fin del mundo o afiliarme a algún partido político para ser contratada sin tantas preguntas. No quiero volver a irme de la civilización, volver a bañarme con agua fría, hacer cola por el acceso a internet a partir de las 7 de la noche. Estar meses en abstinencia sexual y cultural porque no hay una sola persona con quien hablar de algo que no sean sus enfermedades. No quiero tener que desparasitarme cada trimestre y beber el agua de los refrescos con recelo. No me interesa volver a ser médico y saber solo de medicina!

El que solo sabe de su trabajo y de mas nada, se gana el trofeo a la estupidez máxima¿ puedo enamorarme de un escritor que viva de su trabajo? ¿ de un pintor que solo sepa hacer dibujos? ¿ de un médico que solo sepa de enfermos? Imposible! No puedo apreciar a una persona que solo sea buena en lo que lucra. Pero que tiene que ver el amor aqui? por Dios! esa palabra me está volviendo loca! la leo tan a menudo que ya la escribo sin darme cuenta!

¿No son mejores las relaciones de confianza? ¿alguien con quien hablar durante la cena? ¿ alguien con sexo garantizado y que guste de reir sin reservas? Amor...pamplinas...yo creía en el amor, pero ya lo tuve, lo deje ir y ahora me conformo con cualquier cosa que me ayude a ver el mundo de otra forma y me deje respirar.
¿Debería inventar algo como que las uvas estaban verdes? No, yo salté como idiota tras uvas maduras, verdes y pasas, cuando las tuve entre mis manos el rebote del gran salto me hizo aplastarlas, ahora vivo en la inanición, pero no importa...ya me canse de las uvas...que alguien me pase un buen vino...porque lo silvestre y conseguido por propio esfuerzo lo dejo para los soñadores!
12 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…