Dirkens



Suenan mis nervios como cuerdas de guitarra,
mis besos como frote de hojas viejas,
y desde la alameda de mis piernas desnudas
escucho el grito de mi sangre,
llamarte como si fuera la vez primera,
como si esta noche fuera la ultima
y la unica.


Hay algo en mi ser,
que conoce de donde viene tu voz
tu cancion de arrullo,
tu voz de petalos deshojados,
tu amor de colores mil,
tu rostro que no muere,
tu nombre en carmin.


Yo me miro
en el estanque de tus ojos soñolientos,
en el reflejo de tu pelo,
en el brillo de tu piel

y recuerdo lo ya sabido,
que me quieres,
y no me amas
que tu a mi me deseas
mientras tu a mi me agradas

Y va muriendo
por quinta vez esta noche
la foto tomada
de mi sonrisa entre copas
y de mi pecho en sollozos.

Quien dira que no te he amado?
Quien quitara ese dolor solo mio?

Yo se que te ame mientras pude
y que te desee cuando quise
que te deje ir,
como dejo ir a todos siempre,
que me deje morir,
como a mi me dejan todos siempre.

Y en el color de tu voz, cariño...
en esos mil colores,
yo pinte que ya no te queria

y lo peor
tu lo creiste...

Comentarios

C. dijo…
entonces fue algo pasajero... o solo una historia más... bueno saludos laura
Anónimo dijo…
fue algo pasajero muy curativo por cierto.es bueno eso de haz bien si mirar a quien.aunque no veas los resultados.

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Poniendo el Pecho

Olor a hembra

Ser Mujer ¿bella o boba?

Frases Matapasiones