Ir al contenido principal

Lluvia en Marzo


Sigue lloviendo por aqui, es Marzo y sigue lloviendo!
He dormido mucho, salgo y por la ventana un manto de agua blanca cae por los balcones del edificio y hace los jardines mas verdes y el dia aun mas melancolico.

Ya no tengo sueño, la migraña continua, asumo que continuara el resto de la noche igual que la lluvia, asi que me pongo las zapatillas azules y el sacon verdoso encima del pijama. Es bueno tener este sacon, asi no necesitas ponerte nada glamorosa y nadie sospecha que llevas la polera al reves y que hay ausencia de todo tipo de ropa interior.
Salgo y me encanta la lluvia en el rostro, que ahora ha calmado un poco. Solo quisiera dejar de usar lentes por dos motivos: Bañarme en el mar y poder distinguir los rostros de los que estan en la orilla y poder caminar bajo la lluvia sin que se empañen los lentes.

Ahora debo tener la pinta de Jean Reno en el profesional, solo me falta la planta en el brazo y la boina de lana. Camino bajo la lluvia y siento que la migraña cede un poco, aun no es tan intensa y me deja caminar, hay otros dias en que siento que ocupa toda mi cabeza ese latido terrible, esos dobles de campana dentro de mis arterias cerebrales. Entonces debo caminar lentito y apoyandome en las paredes, respirando del modo mas superficial posible, porque siento que algo reventara dentro de mis sesos. Mi fauno y demonio oculto en el ojo derecho, asesando y acechando el menor intento de lagrimas.

La migraña me incapacita para todo, a veces me siento una invalida. Pero hoy aun me ha dejado llegar hasta aqui. Tenia ganas de escribir y sacudir un poco de pensamientos de aqui dentro, para ver si concilio el sueño mas tarde.

Camino por las veredas y siento rios de agua mojando mis zapatillas, es mas facil caminar por en medio de la pista, parece que aqui hubieran construido los caminos como lomo de corvina y a los lados de la calle se empoza el agua, mientras que en el centro aun esta seco.

Me gusta esta ciudad y tener que cruzar un puente para llegar a casa, desde alli veo los otros dos puentes que no son de piedra y son mas bajos que el mio. El rio abajo mio sigue rugiendo su furia sobre las rocas. Poco a poco los faroles del puente se van encendiendo, aun es temprano, pero ya estan las luces encendidas porque parece de noche.
Hace tres dias vi un hombre pasando con un caballo blanco por el puente de un solo sentido. ¡ que locura! un caballo en esta ciudad de autos. Lo llevaba un hombre que cargaba la montura al hombro mientras lo jalaba de las riendas. Era de noche y yo crei que alucinaba.

Un caballo blanco en mi puente de piedras grises!

Extrañe mi camara fotografica ese dia. Extrañe alguien al lado para que me pellizcara y me dijera que no estaba soñando. Pero no...creo que me gusta la vida asi, viviendola como un cuento, escrito para mi, con personajes descabellados de los cuales tengo que guardar secreto. Los unicos reales parecen ser mis personajes. Si hablara de mis padres, de mis hermanos, de mis amigos, pensarian que miento. Si hablara mas de mi vida sexual pensarian que miento.

Es mejor escribir aquello que la gente puede digerir. Un dia escribire sobre mi casa. Escribire en la orilla de un rio, con el laptop en los muslos y una manta en los hombros. Sera Abril en cualquier lugar del mundo y yo comenzare mi historia " La casa de las condenadas"...que titulo tan cliche para una historia que nadioe creera cierta.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…