Ir al contenido principal

El Lugarteniente


Este tipo encantador es el que me ayudo a salir de la depresion post Inn.


Querido Lugarteniente, aun no se si estes vivo pero desde el fondo de mi corazon te doy las gracias por los meses oyendo mi parafernalia depresiva.


Yo aun sigo viva y sabes que?

Los hombres de mi pais siguen siendo tan media tinta como te los retrate la primera vez...


Bueno aca copio un correo tuyo a ver si aunque sea para ahorcarme vuelves a escribirme.

Hola, ! Pero vamo a vé... Tú ya sabes que eso de que la condición sea no tener condiciones, también abarca la frecuencia de los correos. Sé que a ti te gustaría tener correo mío cada día. Pero es que tengo más amigos por aquí, y también sabes que yo, para escribir un email, me echo mi tiempo. Me lo miro, me lo reviso, cambio palabras cuando veo que redundan... Y me acabo echando una hora o más para escribir. Por añadidura, es que da la casualidad que trabajo como una mula mecánica. Y mi trabajo, a días, es muy absorbente. Tengo que salir a revisar obras, tengo que salir a visitar clientes, tengo que hacer algún proyecto de vez en cuando (más o menos todos los días...), y bueno, que no tengo todo el tiempo disponible que quisiera. Así que, plofavó, no interpretes mis contestaciones poco frecuentes como desgana para contestarte, sino como imposiblidad. Por más que quiera, mis días tienen 24 horas como los de todo el mundo. Y plofavó plofavó, no me vuelvas a repetir eso de que "los hombres" estamos muy ocupados con el trabajo. No aguanto que me metan en un conjunto de tres mil millones de personas para deducir cómo soy yo... Sobre todo cuando sé que soy más raro que un perro verde, y que me parezco poco a la mayoría de mis congéneres, cosa que además llevo muy a gusto. Resumiendo, que me gusta mucho leerte y contestarte, pero ten por seguro que lo hago cuando puedo, y que si lo hago menos de lo que tú quisieras no es porque yo no quiera, sino porque no puedo. ¿'Tamos, buena moza?
Hay una cosa en tu correo que me ha hecho gracia. Eso de que tener las tetas grandes haga que los hombres piensen que tienes poca inteligencia... ¡Pero bueno, mujer! Si partimos de la base de que la mayoría de los hombres, y la mayoría de mujeres, no tienen más de esas dos neuronas en la cabeza, ¿cómo te preocupas tú de eso? Desde hace ya tiempo, sé que muchísimos de nuestros compañeros de especie usan el cerebro como contrapeso para no perder el equilibrio, y tienen cabeza fundamentalmente para poder ir a la peluquería. A estas alturas, tú ya debes tener más que claro que, si hay una cosa que abunda en tu materia gris, son precisamente las neuronas y sus dendríticas interconexiones. ¿O no? Así que, ¿qué cojones te importa la opinión de los demás? Y piensa una cosa más: Si te encuentras por ahí con un hombre que relaciona de manera inversamente proporcional el tamaño de las tetas con la capacidad mental... ¡Es un gilipollas de todas todas! Así que no te interesa seguir una relación seria con él. No me niegues que mi razonamiento es estrictamente lógico: Si A, entonces B. Y si B, entonces no C. Y si no C, entonces a tomar por culo con el menda lerenda. Y viva Aristóteles.
Mira, yo tengo una compañera de trabajo aquí en la oficina que está buenísima. Si saliese por la tele seguro que triunfaba (tal y como está la tele en estos tiempos que corren, segurísimo). Sin embargo, es una gilipuertas integral y estoy bastante convencido de que no tiene dos dedos de frente. Pues puedo asegurarte que no me la pone dura en absoluto, y que probablemente, si se diesen las circunstancias de echar un polvo con ella, pues aquí el que suscribe declinaría porque no me ponen las mujeres que usan sus circunvoluciones para elegir modelitos último grito. Así que, en ese sentido, tú y yo somos bastante clavaditos. Ahora, tampoco dejaría de negarme (si no estuviese casado) la posibilidad de pegar un casquete con una de ésas, siempre con la condición de que me dejase sexualmente satisfecho. Y con la previa de que la conversación que lleve al asunto sexual sea amena y divertida. Pero no necesariamente profunda, que los que tenemos entrenamiento mental también podemos divertirnos con una conversación más o menos superficial. Es nuestra ventaja sobre los estúpidos que pueblan la Tierra, que podemos elegir la profundidad con la que hablamos. Pero nada más. Ya sabes que mi opinión sobre el sexo es, entre otras cosas, que no tiene que ir necesariamente aparejado al amor. Y que, si practicar sexo sin amor se considera de putas y de cabrones, es porque la lacra católica nos ha perseguido desde que la parieron. Así que , si alguna vez se te presenta la oportunidad de echar una canita al aire con un descerebrado, no tienes por qué sentirte mal si el polvo ha sido satisfactorio. Y si no lo ha sido, pues a otra cosa, mariposa. Y al descerebrao que le den dos duros, por no valer para pensar ni para follar.
A ver si me cuentas ese asunto importante, que me he quedado con las ganas de saber qué pasa por tu cabeza. Espero que, por importante, no sea grave ni te agobie ni te entristezca. Total, y permíteme que te lo vuelva a recordar (que siempre viene bien), esta perra vida son dos días, y uno nos sale nublao. ¿"Dear" Lugarteniente? ¿Pero cómo que "dear", colega? Amos, que tú dominas el castellano mejor que la mayoría, y sabes que nuestra lengua le pega veinte mil patadas a la porquería sajona que usaba Shakespeare y que destroza Bush cada vez que sale por la tele. ¡Niégate a la colonización lingüística yanqui, !
Bueno, hermosa... La explotación capitalista me reclama. Un besazo, y espero muchos correos tuyos.
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…