Ir al contenido principal

Mi yo Impaciente

Soy demasiado impaciente, a veces mi ex todo, me llegaba a decir que parecia hiperkinetica, se hartaba de mi, queria darme litio...en fin. Siempre lo he sido. Ser impaciente es un mal de familia, por eso me genera impotencia la lentitud en las oficinas publicas o que alguien sea dubitativo.

Ayer llegue ultima a un examen y sali primera, se notaba que habia contestado casi sin pensar, como diria el Doctor " es otra de los que marcan a la suerte"...pero no, solo soy demasiado impaciente. Por eso escribo el blog mientras chateo con alguien, o chateo mientras reviso paginas de medicina, me enferma la lentitud al escribir de los que interactuan conmigo. Sera por eso que en los primeros años de descubrimiento del chat, ponia entre los mensajes " alguien que escriba rapido, por favor" o " alguien que exite mi mente". Por supuesto los tipos lo tomaban como una invitacion a hablar de sexo, pero en ese tiempo me daba asco los que se metian para hablar de eso.

Siempre pense que las personas que escribian rapido, no tenian tiempo para mentir y que si lo lograban hacer, entonces hablaba muy bien de su agilidad mental y por lo tanto de su C.I.
Acostumbraba decir frases que ahora considero necias, como "Prefiero una mentira bien contada que una verdad mal hecha". Creo que me captaron la idea, porque solo me decian las mentiras que yo queria oir.

Soy impaciente, con las personas, con el amor, con los estudios. En primer año casi repruebo calculo en una variable( la materia en donde mas destacaba) por no poner los pasos para llegar al resultado. Simplemente me desaprobaron el primer examen, por no poner los malditos simbolos de integrales y los pasos de cada procedimiento. Cuando reclame para una revision de mi examen, el profesor no llego a la hora y yo me canse de esperarlo y me fui. Hasta la fecha mi hermano se averg[uenza que su hermanita haya tenido 11 en un curso como calculo!

Que puedo hacer? Tomar menos cafe? Correr menos? Evitar la Red Bull?...

Sin embargo no soy impaciente siempre, a veces solo me quedo tirada en cama sin gana sde levantarme para hacer nada, pensando y pensando, miro el reloj y han pasado 45 minutos, en alguna laguna u oceano mental, que me separa de mi realidad inmediata. Creo que a todos nos pasa, pero el confesarlo es sinonimo de estar mal de la cabeza.

"Tanto decir que estas loca, te terminaras loqueando"- la frase de mi hermana suena como un designio. Supongo que mejor me pinto como niña buena, me digo a mi misma que soy linda, paciente y complaciente, me lo repito a diario hasta que una mañana de repente, me vuelva una florecita del campo, o un angelito con lentes como me dijeron alguna vez.

El problema no es la personalidad que muestres a traves de un escrito, en una conversacion de chat, donde tu lexico te puede salvar o terminar lapidando. El problema es la realidad, sin consesiones, sin ecran de por medio, sin ensayos. La realidad en donde se improvisa cada palabra y la personalidad se muestra perfectamente atornillada, sin pensamientos oscuros, de la muerte, el amor o el sexo.

¿ quieres enfrentarte a la realidad? te garantizo que soy mas simple de lo que podrias imaginar. Pero, aceptaras dejar de inventarme y verme real. Hmm...es Marzo y en Lima una ciudad de almas tristes, todo puede suceder.
5 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…