Ir al contenido principal

tatoo


Los tatuajes duelen, pero es un dolor tolerable, un dolor lacerante, intenso hasta cierto pùnto exitante. Tal vez porque a veces yo sea masoquista y me agrade aguantar el dolor corporal, para olvidarme del dolor usual. A veces he llegado a depilarme con pinza los vellos pubianos y ese dolor que te saca lagrimas de los ojos, no me ha hecho retroceder.

Nunca pense que aceptaria voluntariamente a un dolor como el de tatuarse una mariposa de cientos de detalles, sombras y colores...porque es un dolor torturante que deberia ser incluido en la convencion de Ginebra...pero lo hice, es raro que un dia salgas a la calle sin animos de nada y regreses tres horas mas tarde con un tatuaje en la zona lumbar, si alli donde nacen las nalgas, adolorida y feliz, por haber soportado el reto.

Pensar en ello, me hizo pensar en la muerte. Los dias pasan y aunque la idea de morir se aparezca con cierta frecuerncia, uno sabe que no tendra el valor de hacerlo voluntariamente, de tomar las riendas y decir, quiero este dolor. Pero supongo que un dia, uno puede amanecer aburrido y simplemente ceder a ese capricho y no volver jamas a casa. No hablo de suicidio, hablo de dejarse morir.

Como lo del tatuaje me puso algo reflexiva, le hable a mi hermana y le di el numero de cuenta de mi tarjeta de credito, por si algo me pasaba. Para que tomara ese dinero, antes que hicieran mas investigaciones al respecto, si la causa final de muerte no quedaba esclarecida. Lo decia en buena onda, no con el afan de asuatarla, sino como una posibilidad que no debia descartarse.

Claro, mi hermana casi me golpea por ser tan estupida. Me dijo que si ya tenia decidido morirme, entonces tomara todo ese dinero, me fuera a Egipto, hiciera mil locuras y luego recien me muriera. Me hizo reir. Ella no cree en eso de ceder el dinero, ni aunque fuera para ella.
- Vete a un crucero- me dijo- Asi al menos supimos que te fuiste feliz.
Nos reiamos, como necias. Pero cuando volvio la cordura, le dije, quie eso era imposible. Porque cuando uno se deja morir, no digo autoeliminar, ya no tiene fuerzas para nada, solo quiere cerrar los ojos y no despertar. No hay una sola cosa que sirva de pretexto para quedarse, ni un viaje, ni un amor, la persona solo quiere no volver a despertar.

No soy una suicida, pero no descarto la muerte como una posibilidad frecuente en mi vida. Aunque si lo veo de otro angulo, tal vez aun no es mi momento, porque la vida solo te la quitan el dia que al fin eres feliz, esa es la ironia. Y yo estoy a medio camino.

Ese dia durante el tatuaje yo sentada como vaquera en la silla, con el pantalon abajo y el tatuador detras mio, abriendome la piel para que nazca una, aun fragil mariposa, senti que todfo podia ser posible. Frente al espejo el tipo me limpiaba la escaza sangre y me decia " aguanta, no llores". No estoy llorando le grite, yo jamas lloro!
El me tomo de las caderas y me dijo en un susurro " ya casi terminamos".
En medio del dolor senti un extraño estremecimiento de placer y excitacion.
Es asi morir? Un placer desconocido en medio del dolor?

Aun no es tiempo de saberlo. Aun guardo la esperanza de ser feliz.
Que ingenua soy...
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…