Ir al contenido principal

pasos en falso


Hay un error repetitivo en mi vida, quizas sea la genesis de mis traumas de culpas y obsessiones. Soy tan impaciente en la vida y con las personas que siempre doy el primer paso, no es que no sienta miedo, solo que prefiero dar el primer paso para no tener que esperar.

Recuerdo la primera clase de medicina " nuestro bautizo", cuando te dan el cadaver para el resto de la rotacion de anatomia y tienes quie encargarte de bañarlo, cortarle el pelo, vello pubico y sacarle la mugre de encima. Generalmente son cadaveres de ebrios y vagabundos asi que debes ir con una escobilla de ropa y mucho detergente para lavarlo. Tienes 16 años y debes meterte en un anfiteatro con 99 personas mas a lavar un cadaver, cuando probablemnete no has visto antes un muerto.

El espectaculo es el siguiente, todos los futuros medicos impecablemente vestidos con guardapolvo blanco y guantes de hule, con cara de niños asustados frente a las fosas de mayolica tapadas, en donde descansa un ser monstruoso apodado " cadaver" al cual hay que sacar y lavar.
Tienes que enfrentar todos tus miedos y hacerlo, porque por algo decidiste ser medico , no?

Yo recuerdo el olor profundo a formol inundandolo todo y ese vaho fetido de carne descompuesta en alcohol cada vez que alguien abria su fosa. Yo no podia soportar esa silenciosa espera. Mi grupo de 8 varones y 2 mujeres fue repentinamente dirigido por la menor de todos, la morenita de cara de raton..." empecemos "- dije y saque la tapa de la fosa.

Al mirar dentro solo agua oscura de formol diluido, dejaba evidenciar algo parecido a una forma humana al fondo...habia que ponerse los cguantes pero ni aun asi alcanzabamos a sacarlo, por suerte los cadaveres descansan en una parrilla metalica, asi que con ayuda de los fierros que sirven de freno a la tapa, sacamos entre todos a nuestro cadaver chorreante y mugroso.

Asi fue como de alli en adelante todos pensaron que no le tenbia asco a nada e incluso no tenia sentimientos. Yo dormia a veces al lado del cadaver en las veladas estudiantiles, ya no habia que temer a nada, una vez que se da el primer paso para atacar a tus demonios el resto del camino es facil.

Siempre he tomado la iniciativa en situaciones de riesgo, no por valiente, sino por desesperada...por ansiosa, por miedo a la incertidumbre.

Siempre he sido yo, la primera en decir "te amo", o en decir "me gustas" o en comentar algo tan sencillo como " hazme el amor"...generalmente porque ese momento de tension en donde ambas personas callan, me hace sentir tan vulnerable que piesno que me desmayare si pasa un segundo mas.

Mi iniciativa en las relaciones amorosas me ha llevado a tropezarme tan estrepitosamente, que aun me duelen los golpes. Siempre repito " no lo volvere a hacer" " esta vez esperare a la iniciativa del otro, esperare a su originalidad"...el problema es que los hombres no son originales, para tomar el mando de una situacion de riesgo, para levantar un cadaver apestoso, para sacarte a bailar o para decir un te amo, los hombres necesitan su maldito tiempo y una tiene que dar ese primer paso terrible a un abismo sin malla de contencion, solo por esa maldita costumbre de no poder esperar lo suficiente...

Alguna vez alguien dara el primer paso conmigo? Probablemente el unico fue ese italiano desquiziado que me propuso casarnos en la primera cita, tan loco, tan diferente!

Extraño a la chica timida de la secundaria, que no dio su primer beso hasta los 21 años, extraño ser introvertida y esperar lo mejor del mundo. Ya no me agrada que me crean valiente, que crean que puedo vencer al mundo, que me vean como super mujer por cruzar la pista de baile y sacar a bailar al tipo que me gusta...Ya no me agrada ser yo quien diga siempre lo que los demas no tienen el valor para decir...Que se vaya al diablo el mundo, de hoy en adelante me siento y dejo que los demas hagan el trabajo dificil. Si alguien quiere venir que venga, ni un paso mas señores, estoy cansada!
3 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…