Ir al contenido principal

Mis miedos

Yo temo a dos cosas en este mundo:

Las pendientes y las arañas.

Ambas podrian hacerme vomitar y perder el control, llegar al panico, en realidad son fobias que deberia superar pero no lo hago, solo me aparto de esos pequeños riesgos.

Acerca de las pendientes, fue dificil descubrirlo, al inicio pense que era temor a las alturas o al vacio, pero he estado en lugares altisimos sin desplomarme y he cruzado puentes colgantes sin caerme. Diran que no es nada cruzar un puente colgante, pero cuando te internas en la serrania de un pais como el nuestro, los puentes colgantes son la forma mas comun de morir para un profesional joven e inexperto que tiene que ir de un pueblo a otro.

Aqui los puentes colgantes son hechos de palos y sin cordones para sujetarse, siquieres unirte a algo que te de soporte sera mejor que pienses en tu alma, porque los lazos de contencion son tan altos que no podrias sujetarte de ellos asi quisieras, para empeorar el panorama los bordes de los puentes colgantes tienen los palos mas secos y mayor riesgo de que caigas al vacio. Lo unico que queda es caminar derecha por el centro tratando de confiar en tu pobre sentido del equilibrio.

El otro problema es que los maderos estan tan mal puestos que siempre hay huecos o palos sueltos, asi que no puedes confiarte al caminar...creo que si Indiana jones hubiera pasado por el Peru se habrian detenido antes de querer filmar el episodio 4.

Algunas veces he tenido que trepar cerros y eso ha sido lo mas terrorifico para mi, como bien digo, no confio en mis piernas, asi que el momento de descender una montaña corriendo me resulta casi imposible. Tambien el hecho de tener que bajar de la galeria de un estadio o ir corriendo cuesta abajo en la busqueda de mis compañeros de excursion por algun camino empinado. Probablemente sea el ski el deporte que mas me atemoriza y por lo que jamas lo practicare asi me prometan que seran las vacaciones de mis sueños...No creo en un sueño que implique frio y caidas libres, con los pies sujetos a skies que no puedo controlar.

Las arañas son otro tanto, he llegado a llorar en peliculas como Harry Potter ( la 2) o la ultima parte del Señor de los anillos por las escenas de arañas gigantes que devoran personas. Este mal se me ha ido agravando con el tiempo. Antes recuerdo que podia matar arañas de casa, ahora solo me quedo paralizada. Mi fobia se ha extendido a todo insecto que tenga 8 patas, incluidas cucarachas voladoras ( tienen 8 verdad?)

El problema es que cuando trabajas en un valle no faltan las mordeduras de arañas y la gente trae a tales bichos envueltos en pañuelos y te los pone en el escritorio, como si eso hiciera falta. Casi siempre a mi me paraliza el miedo, aunque trato de no hacerlo notorio.


Los viajes al norte o a la amazonia incluyen un contacto obligado con arañas de todos los tipos y tamaños. En uno de los puestos fronterizos antes de llegar a Ecuador el bus se tiene que detener para la revision obligada de las bodegas, ese momento es tragico, porque cientos de insectos voladores grandes como cucarachas, negros y redondos como pequeñas tarantulas entran por las ventanas del bus y ves como poco a poco la gente que aun sigue dormida se va llenando de tales bichos que les caminan por las blancas camisas o por el cuello. Ese espectaculo es el mas horripilante que yo he contemplado. Me recuerdo doblado en 4 en el asiento mirando a todos lados para evirtar que uno de tales insectos se entre por en medio de la ropa. Los viajeros estan serenos, aun cuando hay que bajar al control aduanero y ver que todo el piso se va ennegreciendo de animalejos que se arrastran o vuelan en contra tuyo.

Es inevitable tener que enfrentar las fobias, pero yo trato de postergarlo lo mas que puedo, mientras las fobias van acrecentandose en mi y hjaciendo que rechace vuelos en parapente o excursiones a la selva. Me voy volviendo una invalida y aunque eso me avergüence se que aun no puedo enfrentar mis miedos, aunque estos luzcan infantiles.
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…