Ir al contenido principal

El no amor ( acto 4)

CUATRO

Al llegar a casa, ella se sentia mas tranquila. El decir la verdad siempre la dejaba de mejor animo.

Solo habian ido a dejar las bolsas de ropa en su casa y luego el tendria que acompañarla al lugar donde se hospedaba.

Ella, la necia, se acosto en el sofa de colores viendo el cuadro del Principito jalado por palomas que ella misma le habia regalado la navidad pasada.

El puso la musica y se tendio en el otro sofa con las luces apagadas.

-¿ puedo quitarme los zapatos?- dijo La Necia.

Resultaba ironico que solo unas horas antes se haya quitado toda la ropa en esa misma casa y habia caminado desnuda hasta la ducha, como si estuviera en su propio hogar. En algunas horas el mundo habia cambiado totalmente para ambos, ahora necesitaba pedir permiso para mostrar los pies.

Entonces esa melodia triste que ella habia amado desde la primera vez, sono en sus oidos: Era la cancion que abre CLOSER.
Ambos se quedaron en silencio, en sus orillas del mundo y la noche los cubrio enteros, mientras la musica sonaba a volumen bajo.

- Tu y tus canciones lacrimogenas- dijo ella tratando de burlarse

El fue hacia ella y comenzo a quitar uno a uno cada almohadon del sofa, la aparto suavemente y tal como lo hacian cuando eran aun novios se recosto y la puso encima. Entonces ella rompio a llorar sobre su camisa.

- LLora, hace mucho que necesitas hacerlo, llora preciosa...

- He llorado durante estos dos años y jamas se seca- le dijo ella en un sollozo

- Pero...¿Hace cuanto que no lloras en los brazos de alguien?

Era cierto, durante meses y meses habia llorado a solas, tapada entre sabanas. Parada en alguna esquina, esperando la cena en el restaurant. Habia llorado al cruzar los puentes, al tomar el auto a casa. Habia llorado en todas partes y el llanto jamas acababa, porque siempre habia estado sola cuando se rompia.

La cancion seguia sonando inacabable y ella lloraba sin sentir verguenza.

- Has cambiado tanto! - y ella lo sintio como un reclamo
-Hace mucho que lo he hecho- esta vez era ella reclamandole a el no hacber estado presente para parar esa mutacion a la tristeza.

Se quedaron asi por un buen rato, salpicando sus lagrimas el rostro de el, las luces de la ciudad filtrandose por las cortinas blancas, la cancion sonando eterna y triste.
De pronto ella levanto la cabeza para confesarle loq ue aun le avergonzaba

- Hace dos meses quise suicidarme...

El se quedo callado. La frase habia sonado mas demoledora que el mismo acto de atentar contra la vida. Era necesario apartar la vista, quedar callado, cambiar de tema. Pero ya habian perdido esa tolerancia diplomatica que vuelve a las personas insensibles al dolor ajeno, el solo le beso la frente y la siguio abrazando.

- Todo va a pasar preciosa...Hace dos años yo estaba igual que tu, imagina las cosas maravillosas que pueden ocurrirte en dos años a ti...

Dos años, ella se preguntaba si llegaria a ver un 2008 feliz. De pronto la cancion cambio y ella se sento sobre el.

- Estoy cansada - grito, limpiandose el rostro- Estoy cansada de hacer el intento, caerme, de hacer todo lo posible. Solo quisiera quedarme dormida y que alguien me despierte, morirme y que alguien me resucite...

¿ sabes que senti ayer, mientras besaba al tipo? Senti que besaba a otra y no sabes cuanto quisiera intentarlo, cuantas vecves quise decirle te quiero, pero iba a sonar tan tonto, iba a sonar tan estupido si le decia algo asi. El besaba a otra y yo besaba a un carton y me quede callada como me quedo siempre que prefiero qeu alguien venga a salvarme a mi y no en reversa.

- Tienes demasiadas expectativas acerca de ese tipo, ya olvidalo...

- Lo se, pero se acabo el tema. Ese tema esta cerrado, es inutil querer a alguien que no te quiere, no?

Que sarcasmo del destino, ahora ella estaba en la situacion que el hace dos años, prometiendo no volver a amar a alguien que no te ama.

Su rostro estaba salado, los cabellos alborotados, la ropa revuelta. El se fue al baño a limpiarse los mocos que la necia habia derramado en su pecho.

-Oye, quieres saber el nombre del blog? jamas darias conmigo...

- Nooooo- grito el desde el baño
- te lo voy a decir, asi sabras que pasa en mi vida...
-No!- volvio a gritar el y salio del baño con la toalla en los hombros- Siempre preferire oir lo que pasa contigo, de tus propios labios...

Ella se quedo en el sofa a oscuras, pensando que el era probablemente el unico hombre que le diria eso, el unico tipo que preferiria escucharla a leerla. Sonrio tristemente, despues de todo era una buena estrategia para mantenerla viva.

Probablemente el era el unico hombre que la preferia terrenal, humana y sujeta a este mundo.
5 comentarios

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Amante Ideal

"Alguien que conozca todas tus mierdas y no te joda por eso. O mas bien que te joda, pero que te joda bien" Esa es la definición que él me da cuando le pregunto quien sería su amante ideal. Me río entonces, como no lo hacia hace días. Es refrescante poder discutir sobre sexo en voz alta. Llevo un par de semanas pensando que le he perdido la curiosidad a enfrentar  tener nuevas relaciones, cada vez que llego al asunto doy un largo rodeo y cambio de tema.

Tengo que reconocer que la vida se pone mejor cada día, tan mejor que espero con ansia que me despidan del trabajo para poder invertir todos mis ahorros en un viaje que dure un par de años por territorios desconocidos.
Luego pienso en la salud de mis padres y me deprime la idea de que no podría irme sabiendo que aun me necesitan.  Que no sabrían a quien llamar si algo malo sucede. A cierta edad si no haz hecho todo lo que se te vino en gana te terminan atando el amor por  los hijos o los padres  eternamente a casa; ante cualq…