Ir al contenido principal

Un gato en la ciudad

¿ quien dijo que habia llegado el Otoño?

Lima esta hirviendo, de un calor insoportable. El dia que llegue me dio un shock de calor que me mantuvo sonambula y jaquecosa todo el dia, ahora tengo que acostumbrarme a permanecer aqui durante una semana mas. Espero que mis poros se acostumbren y pueda volver a dormir. Y es que desde que llegue aqui tengo 3 noches de insomnio, debe ser porque me falta un computador cerca porque tengo millones de ideas disconformes y porque el facil acceso telefonico a las personas que me interesan y residen aqui, me haya hecho alejarme del vil chat.

Lima hierve. Es una ciudad caotica, de matices y contrastes. Una ciudad llena de gente, es raro que mi miedo u odio a las multitudes se haya disipado justamente aqui. Aqui donde desaparezco soy invisible e imito un acento limeño que me permite hablar mas rapido. Es raro que despues de 3 noches de insomnio y dormir en los autos, junto a las ventanas y dormir despierta simplemente, el unico dia desolador para mi fue realmente el domingo.

Domingo playero...maldicion! ¿ por que nadie me dijo que debia traer un traje de baño? Supongo que pense que iba a hallar Lima tan triste como siempre y no me imaginaba pasar el domingo entero en la playa. Tomando el sol en jardines llenos de claveles amarillos.
Las sombrillas de colores, la gente feliz, el aroma de coco saturando la brisa marina. Son olores de mi niñez, dolores de felicidad. Frente almar, mi origen y mi fin , me quede contemplando, como los veleros, pasaban coloridos y las gaviotas chillaban por su destierro. Como el mar golpeaba las rocas y la espuma blanca llovia en reversa. Parada en esa baranda de madera, con todo lo que antes me hizo feliz frente a mis ojos, senti un extraño sentimiento de desolacion. Y corri al telefono.

Es raro que en este lugar en donde el acceso a computadores no me esta permitido por el rapido trajinar entre reuniones, cocteles y cenas de bienvenida, el telefono se haya vuelto mi unico amigo. Al volver a la mesa junto a la piscina, vi de nuevo todo ese tumulto de gente disfrutando la vida y yo en la mesa vacia, queriendo soñar despierta, queriendo tantas cosas sin poder tenerlas. Donde comienza la felicidad y donde termina la tristeza? Nadie lo sabe, tal vez amar es la unica forma dulce de vivir en melancolia. Tejer sueños en el aire, volar cometas que no existen, pintar estrellas que ya no son.

Yo sigo escribiendo, necesito desaguar todas estas mareas dentro mio. Me excito de solo pensarlo, en la misma ciudad, tan cerca , pero demasiado lejos. Parece que hoy tendre que entrar al closet de nuevo y pensar en que esta vez Narnia esta al otro lado y yo puedo elegir si irme o quedarme.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

"El VIAJE"

Muriel subió al bus con la ropa suelta para viaje, con la almohada pequeña para apoyar el cuello el resto de la noche y con el antifaz oscuro, por si encendían las luces del pasillo durante su sueño. Sería un viaje largo y cansado, aunque no era el primero de ese largo año viajando por el país; si tuviera dinero, me ahorraría 15 horas de viaje con un boleto de avión- pensaba ella con su pesimismo habitual.

Subió última al bus y todos se la quedaron viendo, por su indumentaria rara de polera suelta y pantalones de pijama, la almohada, la botella de agua mineral y el bolso que se desparramó con discos y hojas sueltas por el pasillo, al subir. La terramoza vestida con minifalda y pañuelo al pecho, la ayudó a comodarse en su asiento al lado de un tipo obeso de labios pequeños. La reprendió con una fría amabilidad por su retraso en subir.

El hombre del asiento vecino apenas si la saludó cuando ella se sentó a su lado, entretenido como estaba mirando por la ventana a la gente que se despedía …

Poniendo el Pecho

Lo peor que me pasó llegada la pubertad no fue la menstruación, fue tener que usar sostén. Eso acabó con la libertad de mi cuerpo, fue el primer símbolo de que yo era una mujercita que debía ocultar su crecimiento.
Las demás niñas hablaban de que usaban "formador" y yo no entendía la palabra, que la relacionaba con algún aparato de ortodoncia. Creía que a mi jamás me pasaría eso; pero un día mis pechos empezaron a crecer y dos botones asomaron tímidos bajo la blusa escolar, sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Quise usar camisetas, frotarlos para que los pezones no estuvieran puntiagudos, pero nada daba resultado; del tamaño de dos chapas de coca cola, mis pechos empujaban por ver la luz. Yo me mantuve terca en no usar nada debajo de la blusa, pero los muy canallas seguían creciendo. Lo peor de todo: Dolían.

Si, recuerdo ese roce doloroso contra la camiseta escolar y mojarme con agua fría en las noches, para que dejaran de doler por el roce contra la ropa. Finalmente ten…

Olor a hembra

Hoy recordé a qué huele una mujer...Me refiero a una mujer normal...sin perfume, sin artefactos, sin nada. Que perturbador. Millones de recuerdos vinieron a mi, allí desnuda bajo la frazada tibia, la sábana enrrollada en los pies, inmóvil con las manos en el vientre, esperando como un capullo. Como alguien muerto.

¿De dónde sale ese olor? Me pregunté. ¿Emana de su cuerpo, su pecho, su piel? ¿No lo calman el jabón, el perfume ni las cremas? ¿Puede ser tan imperceptible como intenso? Algo a lo que te acercas y te marea, te tumba de la impresión de no ser ningún olor conocido.

Trato a diario de cubrir mi olor, me avergüenza, pues me identifica. No creo que hieda, es más alguno que otro hombre ha comentado que mi olor natural es rico..delicioso según el más poético. Un olor que aguarda aquí cerca del cuello, en la nuca, por los hombros. Un aroma de mujer que me va cubriendo como un disfraz invisible, mientras aguardo al acecho. Un perfume tuyo, exquisito- dicen con ensayada destreza.

Yo ento…